Qué es un Indice de Mercado?

Todos nosotros estamos tan acostumbrados a oir citar estos índices en los noticieros financieros que a menudo llegamos a confundirlos con el mercado en sí mismo.

A ésto contribuye ciertamente el tipo de expresiones que se usan habitualmente al hablar acerca de ellos:

“El Nasdaq a caído 5 puntos en la última sesión”

“El Nyse se ha recuperado 3 puntos”

“El Merval siguió hoy a los principales mercados del mundo en su caída”
En realidad, una cosa son los mercados, y otra cosa diferente los índices que los representan.
Veamos por qué:

Un mercado no es más, como enfatizamos en el Mini Curso, que un lugar (sea físico o no) donde se reunen compradores y vendedores para realizar transacciones sobre determinado producto.
Los mercados de valores son pues lugares donde cotizan y, por ende, se compran y se venden determinados productos finacieros conocidos como bonos, acciones, opciones, etc.
Cada mercado impone a las compañías que quieren hacer cotizar sus acciones en él deteminadas condiciones, pero no es raro que la acción de algunas compañías se cotize paralelamente en varios mercados (en EEUU por ejemplo, muchas empresas cotizan simulatáneamente en los dos mercados más destacados: el NASDAQ y el NYSE).
Así pues, el mercado no es un título de inversión en sí mismo (aunque existen diferentes tipos de “fondos” que emulan a un determinado mercado) sino más bien un ente abstracto, razón por la cual los mercados no suben ni bajan de un forma cuantificable.
No obstante, y con el fin de simplificar a los inversores la tarea de percibir rápidamente la realidad de un determinado sector económico o de todo un mercado en general, se crearon los llamados “índices de mercado”.
Pero ¿Qué cosa es un índice de mercado?
Pues, la verdad, no es otra cosa que un cálculo matemático que se realiza en base al comportamiento de las acciones que cotizan en determinado mercado o sector.

Éste cálculo matemático, que luego es representado en forma gráfica por medio de una curva muy similar a la que describe los precios de cualquier acción, puede ir desde un simple promedio de los precios de cierre de todas las acciones del mercado representado, hasta un promedio ponderado por diversos elementos y factores de corrección.

Exiten índices como por ejemplo el Dow Jones, el cual es mantenido por el directorio de una empresa (la empresa editora del Wall Street Journal) que es quien decide qué compañías entrarán o saldrán de su índice, el cual está compuesto por las 30 mayores empresas de EEUU (las llamadas Blue Chips). El cálculo de este índice, el más antiguo de los índices bursátiles del mercado americano, ha ido incorporando con el paso de los años diversos factores matemáticos de correción.
Por regla general, todos los índices de mercado de la actualidad están contruidos en base a un “promedio ponderado” de los cierres de cotización diaria de las acciones que cotizan en un mercado particular (o que constituyen un determinado sector económico), en cuyo cálculo las acciones de las compañías que tienen una mayor capitalización de mercado “pesan” más que las que tienen una capitalización menor.

Es por eso que un movimiento importante al alza o a la baja que se de simultáneamente en media docena de compañías de gran capitalización puede arrastrar todo un índice de mercado como el Nasdaq que representa a más de 4000 empresas.

 

OK, entendido, pero… ¿Para qué sirven los índices?
Los índices, similarmente a un electrocardiograma, le son útiles al inversor profesional para “tomarle el pulso” a un mercado o sector económico en general, antes de decidir si es el momento oportuno para empezar a buscar oportunidades de inversión en las empresas que cotizan en ese mercado o sector.

Sin embargo, no hay que olvidar nunca que un índice es sólo una representación gráfica convencional de un mercado, y el mercado en sí mismo no tiene vida propia sino como el conjunto de transacciones que diariamente se realizan en las miles de acciones que lo componen (es de aclarar aquí que los índices toman en cuenta sólo las acciones y no los derivados).

Así pues, lo real (y aquello a lo que el inversor debe prestar la mayor atención) es lo que una determinada acción está haciendo y no lo que hace el índice o el mercado en general.

De todas maneras, como en la practica el 80% de las acciones ha demostrado plegarse más pronto o más tarde al movimiento del correspondiente índice de mercado, estos índices contituyen una excelente herramienta a la hora de decidir el sentido de una operación, es decir, si invertiremos al alza o lo haremos a la baja.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.847 seguidores

%d personas les gusta esto: