Al sol que más calienta

Siempre hay que bailar al son que marcan los mercados. Si algo

nos dice la experiencia en bolsa es que no debemos ir contracorriente

y, ahora mismo, la corriente desemboca en un mar

profundo: los mínimos anuales. La desconfianza ha llegado para

instalarse, los tipos de interés comienzan a subir y nadie se atreve

a anticipar que hayamos visto lo peor. De modo que los inversores

tienen tres opciones.

La primera, sentarse y esperar. Siempre que uno sea un inversor

a medio-largo plazo. Pasar el asueto veraniego “a la sombra” de

valores líquidos, con alta rentabilidad por dividendo y olvidarse de

las pantallas –pese a que podamos ver nuevas caídas-. La segunda,

arrimarse “al sol que más calienta” e intentar jugar a corto plazo

-al alza o a la baja- con valores que puedan sacar partido de coyunturas

como el repunte de las materias primas. Apostar, por ejemplo,

a que continúe el castigo en un sector como el de las aerolíneas

o el buen tono en el de las auxiliares petrolíferas.

La tercera, saber que “ningún sitio” también es un lugar para

estar. Teniendo en cuenta que el mercado se ha vuelto más irracional

que nunca mantenerse al margen de la bolsa es otra opción.

Para quien no se resista, el consejo siempre es el mismo: estar muy

hábil con las operaciones y ajustar muy bien los stop.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s